Hojas de Inspiración

El origen de un optimismo inquebrantable (por Daisaku Ikeda y Lou Marinoff)  

Aldo Dalmazzo. Flickr.com/aldodalmazzo

Aldo Dalmazzo. Flickr.com/aldodalmazzo

Ikeda: En una sociedad como la de hoy, tan expuesta al estrés y a la ansiedad, ¿cómo aprender a vivir con más optimismo y esperanza? Ha llegado la hora de preguntarnos cómo mejorar nuestra salud psicológica, para vivir de manera más plena y humana.

En una época así, ¿qué valor pueden aportar la filosofía y la psicología? Desde el punto de vista de la filosofía práctica, usted ha dicho que Freud y los psicoanalistas subestimaron las fortalezas y aspectos positivos de la naturaleza humana y se centraron, en cambio, en las debilidades y los aspectos negativos. Su observación es muy relevante.

El doctor Martin Seligman, destacado propulsor de la psicología positiva y ex Presidente de la Asociación Psicológica Norteamericana, comenta algo semejante. En un diálogo que mantuvimos en Tokio, me dijo: “El optimismo es esperanza. No es la ausencia de sufrimiento. No significa estar siempre felices y satisfechos, sino el convencimiento de que aun teniendo un fracaso o una mala experiencia uno puede cambiar las cosas a través de su propia intervención”.

Marinoff: Puesto que usted ha prologado esta conversación aludiendo a la psicología, en concreto a la psicología positiva de Seligman, permítame que responda de la misma manera. Los psicólogos han descubierto que el optimismo es fundamental para los superviviente de los naufragios, que a veces pasan días en balsas a la deriva en medio del océano, expuestos a los elementos y otros peligros. Es frecuente que sufran escasez de comida y agua. Quienes mantienen una actitud positiva y creen que tarde o temprano serán rescatados tienen más posibilidades de sobrevivir a esa dura prueba que quienes desesperan y renuncian a la esperanza.

Este principio es válido no solo para circunstancias extremas sino para la vida cotidiana. Todos conocemos a personas que suelen enfatizar los aspectos positivos de una situación y a otras que hacen hincapié en los negativos. En situaciones corrientes, enfatizar lo positivo casi siempre produce mejores resultados que resaltar lo negativo. En situaciones graves, puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

 

Ikeda: Esto que menciona es otro punto importante. Ante una misma realidad la respuesta psicológica de las personas es distinta; por eso, los caminos de la vida son diferentes para unos y otros. En la Soka Gakkai*, llamamos a “estado de vida” o “tendencia” a esta disposición subjetiva del individuo.

Nichiren** enseña: “Es como el ejemplo del río Ganges. Las entidades hambrientas perciben las aguas del río como fuego; los seres humanos las ven como agua, y los seres celestiales, como amrita [néctar de la inmortalidad]. Las aguas son las mismas, en todos los casos, pero cada tipo de ser las ve de manera distinta, según los efectos de su karma”.

La forma en que cada ve el mundo y responde emocionalmente a él está relacionada con su estado de vida. A juzgar por su amplia experiencia en el asesoramiento filosófico, imagino que habrá tenido sobradas oportunidades de comprobarlo.

 

Marinoff: Sí, mi experiencia me lo ha confirmado reiteradamente. Los estados de ánimo se ven influenciados por factores tales como la química cerebral, la memoria selectiva, el condicionamiento psicológico y la concepción de uno mismo.

No obstante, podemos ennoblecer nuestro estado de ánimo y generar buenos resultados en cualquier circunstancia; sirviéndonos de la fuerza de voluntad, por ejemplo, que está infrautilizada en Occidente.

Aristóteles escribe: “Si cada hombre es en cierta manera responsable de su estado mental, también será en cierta manera responsable de la apariencia de las cosas”. Pone el énfasis en que los hábitos virtuosos del pensamiento conducen a una mente más alegre.

Diálogo entre el líder budista laico Daisaku Ikeda (Presidente de la Soka Gakkai) y el filósofo Lou Marinoff, Presidente de la American Philosophical Practitioners Association y uno de los propulsores de la filosofía como vía para la resolución de problemas prácticos. Extracto del libro El filósofo interior: Conversaciones sobre el poder transformador de la filosofía. Barcelona: Ediciones B. 2014.

* Asociación de budistas laicos con presencia mundial dedicada a la promoción de la paz, la cultura, la educación y la contribución social, mediante la transformación interior.

** Monje budista del siglo XIII en Japón. Es el fundador del Budismo Nichiren, una rama del budismo japonés.

2 Responses to “El origen de un optimismo inquebrantable (por Daisaku Ikeda y Lou Marinoff)  ”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

A %d blogueros les gusta esto: